Guía para no aburrir a tu público con temas científicos

Actualizado: 17 de oct de 2019

Por Emilia Ulloa

Imagen de Fibios.org con vectors de Vecteezy

Muchos de los temas que se difunden a diario, y particularmente las noticias de medio ambiente, están relacionados con la ciencia, pero muchas veces pasan desapercibidos por ser demasiado complejos y aburridos. Esto causa que mucha gente se aleje del mundo científico.


Comunicar contenidos científicos es una tarea desafiante. Debes desarrollar algunas habilidades de comunicación, y sobre todo, aprender a identificar cuándo y cómo transmitir los mensajes clave a tu público. Si quieres despertar la curiosidad de la audiencia por tu campaña, artículo o noticia, y hasta lograr que cambien sus hábitos, continúa leyendo, porque revelaré las claves para comunicar temas científicos de manera más efectiva.


1. Familiarízate con el tema

¡Se tenía que decir y se dijo! Meme de Fibios.org y Yeto Studio para WWF-Ecuador

Es difícil comunicar la ciencia adecuadamente y traducirla a un formato más digerible, sin comprender el tema, así que primero:

  • Investiga y comprende en profundidad la teoría detrás de tus afirmaciones.

  • Busca información en diversas fuentes como estudios científicos, literatura y sitios web de entidades oficiales o autoridades en el tema.

  • Habla con los científicos y los expertos.


2. Define tu mensaje


Cuando informes temas con un alto contenido de ciencia, asegúrate de simplificar la información y definir un solo objetivo de comunicación.


Recuerda que tu contenido debe ser útil, divertido y/o enseñar algo nuevo a la audiencia. Si tu producto o mensaje cumple con una de estas características, entonces será información con un valor agregado.


3. Conoce a tu audiencia


Cartilla para la prevención del zika, dengue y chikungunya. Diseño por Fibios.org

Antes de producir tu contenido, lo primero que debes preguntarte es:

  • ¿Quién es mi público?

  • ¿Cuál es su nivel de conocimiento sobre el tema?

  • ¿Qué nivel de interés demuestran sobre el tema?

No es lo mismo explicar qué es la deforestación a un funcionario público que a un niño de 5 años, así como no se puede hablar de la misma forma sobre la Secuenciación del genoma del adenovirus 5, a un genetista que a un psicólogo.


Cada audiencia requiere un vocabulario, un canal de comunicación y un formato diferentes.





4. Utiliza un lenguaje sencillo

Página interna de cartilla para la prevención del zika, dengue y chikungunya. Diseño por Fibios.org

Muchas veces cometemos el error de utilizar lenguaje demasiado técnico para explicar un tema que entendemos a profundidad. Esto confunde a la gente y representa un obstáculo en la comprensión del mensaje final. Utiliza palabras y conceptos simples, por ejemplo:


En vez de decir: "las Islas Galápagos se caracterizan por su elevada tasa de endemismo de flora y fauna".


Puedes decir: "en las Islas Galápagos existen animales y plantas que no se encuentran en ninguna otra parte del planeta".






5. Relaciona el tema a la cotidianidad de la gente


La audiencia recordará fácilmente tu contenido si logras relacionar los datos con su vida diaria. Identifica qué vínculos existen entre la información y sus propias experiencias o necesidades.


En vez de decir: "es importante proteger los páramos porque se encargan de la retención de aguas y la regulación hídrica durante todo el año".


Puedes decir: "es importante proteger a los páramos porque almacenan el agua que nosotros consumimos y necesitamos en nuestra día a día".


6. Cuenta una historia


Recuerdo cuando era pequeña y mi abuela siempre me decía que las buenas historias son como los primeros amores, porque uno nunca los olvida. Mi abuela tenía razón. A todos nos cautivan las anécdotas memorables.


Narrar una historia con personajes, escenarios y desafíos te ayudará a mantener enganchada a tu audiencia. Comienza con una experiencia, una anécdota o un sentimiento con el que tu audiencia se sienta identificadas, y piensa en un gran final. Así, lograrás que tu público recuerde tu contenido.


7. Utiliza herramientas gráficas para ilustrar la información

Prácticas productivas que favorecen la conectividad del bosque nublado. Infografía por Fibios.org

Las imágenes o infografías son una excelente alternativa para ilustrar un concepto o proceso científico, porque apelan a nuestros sentidos. De esta forma, las personas tienden a comprender y retener mejor la información. ¡Anímate a utilizar menos palabras y más color en tus campañas!


8. Utiliza metáforas y analogías


Las metáforas y analogías son recursos muy efectivos para comunicar una idea, puesto que permiten ilustrar conceptos técnicos, cifras o datos científicos que son abstractos y complejos de explicar de otras formas. Por ejemplo:


Metáfora: un polisacárido es como un tren de carga con varios vagones, que cargan la misma cantidad de azúcar.


Analogía: Cada año arrojamos 13 millones de toneladas de plástico al océano. Esto equivale a vaciar 1 camión cada minuto en el mar.


9. Enfócate en el objetivo principal


Tu contenido debe ser conciso porque vivimos en una época donde la saturación de información y la tonelada de detalles científicos provoca aburrimiento en la audiencia, causando que deje de prestar atención.


Para identificar el mensaje principal de tu tema, empieza por estas preguntas:

  • ¿Qué es lo primero que mi audiencia debe recordar?

  • ¿Qué quiero que hagan tras recibir mi mensaje?

  • ¿Por qué es importante que lo hagan?

Las personas no pueden (ni necesitan) absorber toda la teoría detrás de tu mensaje principal. Simplifica en base a tus objetivos principales.

Meme por Fibios.org para campaña "¡Pilas con el zancudo!" en Quinindé, Ecuador

10. Identifica el momento más indicado para comunicar


Definir cuándo es oportuno difundir tu contenido también es importante. No es lo mismo hablar de la Amazonía durante los incendios, cuando toda la atención mediática está enfocada en este tema, que hacerlo antes o después de la crisis. El valor de la información y cómo la transmites también cambiará de acuerdo al momento del año (temporada navideña o vacaciones de verano), el día de la semana (el fin de semana o los días laborables) y hasta la hora del día (durante horario de oficina o la hora de la comida).


Por Emilia Ulloa


© 2018 FIBIOS Comunicación Ambiental CIA LTDA

Contacto: aespinoza@fibios.org / WhatsApp: (+593) 098 444 9089

Quito - Ecuador

© 2018 FIBIOS Comunicación Ambiental CIA LTDA

Contacto: aespinoza@fibios.org / WhatsApp: (+593) 098 444 9089

Quito - Ecuador